Instagram Twitter Facebook
Deportes
03-05-2019 08:10

Boca ganó su primer título con Alfaro

Igualó 0-0 con Central en los 90 minutos pero se impuso 6-5 en la definición desde los 12 pasos. Así, sonrió a cinco meses de la final perdida de la Copa Libertadores con River.


Boca sumó un nuevo trofeo a sus vitrinas: la Supercopa Argentina, luego de tres intentos fallidos. Fue más efectivo en los penales que Central (6-5) pero también superior en el tiempo reglamentario, en especial en la segunda etapa. Con 68 títulos oficiales logrados desde su fundación, Boca sigue siendo el club con más títulos del fútbol argentino.

Boca fue campeón de la Superliga 2017/18 en mayo del año pasado y Central se alzó con la Copa Argentina en diciembre de 2018. Esa supremacía resolvieron este jueves en el estadio Malvinas Argentinas.

Sucede en las finales: las distancias se acortan. Gustavo Alfaro viene trabajando desde enero y Boca cada vez se parece más a lo que pretende. Diego Cocca apenas lleva un poco más de un mes en el cargo y en el camino ya quedó afuera de la Libertadores y la Copa de la Superliga.

Les faltó brillo a los campeones. No ayudó el campo de juego, con evidentes signos de deterioro. Lucharon más de lo que jugaron. Rapallini también desentonó con algunos errores increíbles, como no sancionar una clara falta de Bebelo Reynoso a Lovera. Se insinuó más ofensivo el equipo porteño en los primeros minutos. Cada centro de Mauro Zárate -suelto por detrás de Benedetto y Villa- al área defendida por Ledesma. Mas e Izquierdoz estuvieron cerca de marcar de cabeza. Esa iniciativa se diluyó con los minutos. Bebelo no lograba ser conductor y Zárate pecaba de individualista. El resto, bastante desconectados, salvo el colombiano Villa que siempre exigía por derecha.

Cocca apostó a una línea de tres centrales y los laterales se cerraban según por dónde atacaba Boca. Fue la manera de contrarrestar la potencia ofensiva del rival. Sumó tres volantes de marca pero rápidos para armar la contra y apostó a la habilidad de Maxi Lovera para alimentar a Riaño. Con ese planteo, tuvo su mejor chance en un remate desde afuera del área de Villagra que se lució Andrada enviando la pelota al córner.

Aún sin claridad, ambos tuvieron algunas chances más para marcar. Benedetto asistió muy bien a Villa, atoró Ledesma, rebotó en el colombiano (en la mano) y la pelota se fue cerquita. Y en el final del primer tiempo, un error compartido fuera del área entre Andrada e Izquierdoz casi le permite a Villagra definir con el arco vacío, pero cuando la quiso controlar se le fue larga.

En la parte final Boca salió decidido a quedarse con la Supercopa en los 90 minutos. Fue arrinconando a Central y acumulando méritos para el 1-0 que nunca llegó. A los 26 minutos, armó la mejor jugada del partido: doble pared de Nandez (con Benedetto y Zárate) para quedar mano a mano. Pero el uruguayo, solo en el área, definió mal de zurda, por encima del travesaño.

Con el Apache Tevez (por Reynoso) y Cristian Pavón (por Zárate, lesionado) en la cancha, el equipo de Alfaro continuó el asedio. Y a los 37 minutos el arco de Ledesma se salvó de milagro por triplicado: una la sacó el arquero, otra pegó en el travesaño y la última dio en el palo. El remate de Pavón, tras pegar en el travesaño, pareció traspasar la línea (según el ángulo de repetición) pero la jugada rápida no fue advertida por el árbitro y su asistente. Como no hay VAR, la duda quedará por siempre. Y a un minuto del final, otra vez el travesaño salvó a Central: cabezazo de Nandez, la desvió Zampedri y la pelota dio en el caño. No hubo más tiempo y el título lo consiguió en los penales.