Instagram Twitter Facebook
Internacionales
07-05-2019 19:51

Al menos 43 muertos

Se desplazaron más de 150.000 personas por los bombardeos en Siria

Luego de los intensos ataques aéreos y terrestres por parte del gobierno de Siria y de Rusia, contra los insurgentes en el norte del país sirio, se han provocado más de 150.000 desplazamientos, desde el mes de abril. 

 


La ONU teme que pueda haber "cientos de civiles muertos y heridos" tras la nueva oleada de ataques en las provincias sirias de Idlib y Hamas, al noroeste del país, por parte de las fuerzas gubernamentales y de sus aliados.

Los enfrentamientos entre fuerzas del gobierno sirio y yihadistas han dejado al menos 43 muertos en la zona. Los yihadistas también dispararon cohetes contra una base aérea rusa en la región pero fueron repelidos, según el ministerio ruso de Defensa.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), al menos 22 combatientes prorégimen están entre las víctimas en la provincia de Hama.

Por otra parte 21 yihadistas, incluyendo miembros de la exrama de Al Qaeda, en Siria, Hayat Tahrir Al Sham (HTS), y de un grupo aliado, el Partido Islámico de Turkmenistán, también murieron.

La violencia podría ser una de las más mortíferas desde que Moscú, aliado del régimen, y Ankara, apoyo de algunos grupos rebeldes, acordaran en septiembre de 2018 instaurar una "zona desmilitarizada", que debía separar territorios insurgentes de zonas gubernamentales y garantizar una alto el fuego. 

Esta iniciativa permitió evitar una gran ofensiva por parte del régimen. Pero, desde febrero, Siria continúa bombardeando la región. Y los ataques de los últimos días, apoyados por la aviación rusa, han aumentado en intensidad. 

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha indicado también que desde el 30 de abril, fecha que marca el inicio de un pico de violencia por parte de Damasco y Moscú contra ese bastión insurgente, han perdido la vida 164 civiles. 

El pasado 2 de mayo, Naciones Unidas señaló que más de 300 civiles habrían perdido la vida como consecuencia de las hostilidades en el noroeste sirio durante los últimos tres meses, 60 de ellos en abril. 

Asimismo, estimó que unas 323.000 personas se han visto obligadas a dejar sus hogares desde septiembre del pasado año. 

Este martes, docenas de vehículos que transportaban mujeres y niños, cargados con colchones y otros enseres rescatados a último momento, huían del sur de Idlib hacia zonas más al norte, relativamente más calmadas.

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU indicó hoy en su cuenta de Twitter que "más de 150.000 personas se han visto desplazadas debido a las intensas hostilidades", y añadió que "al menos 7 hospitales y 9 escuelas se han visto afectados desde el final del mes de abril".

La Oficina informó que algunos grupos armados estarían impidiendo a muchos de los desplazados entrar en otras zonas de controlan, en particular en el distrito de Afrin, al oeste de Alepo, controlado por los rebeldes apoyados por Turquía.

La ONU también advirtió que esta intensificación de los ataques contra las zonas desmilitarizadas localizadas en zonas rurales de las provincias de Idlib y Hama puede llevar a una respuesta por parte de grupos armados rebeldes, generando un resurgimiento del conflicto armado que estalló originalmente en 2011.