Instagram Twitter Facebook
Internacionales
27-11-2019 11:31

Colombia vive una jornada de huelga general

Colombia vivía este miércoles una nueva jornada de paro en plena ola de protestas contra el Gobierno, que nada pudo hacer para detener la medida de fuerza. La muerte de un estudiante, herido por la policía durante una manifestación, conmociona al país.


Colombia vive este miércoles una nueva jornada de huelga general en plena ola de protestas sin que en su reunión del martes el Gobierno del presidente Iván Duque y las centrales obreras encontraran puntos de convergencia para iniciar una negociación que permita encontrar soluciones a la crisis que vive el país.

"Este 27 de noviembre vamos a realizar otro paro nacional en todo el país junto a grandes jornadas de movilización para reclamarle al Gobierno que negocie el 'paquetazo' que nosotros hemos señalado como las causas que han prendido esta protesta social", explicaba Elías Fonseca, miembro de el comité ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

Fue la jornada de huelga nacional que los dirigentes sindicales convocaron el pasado jueves con el fin de exigir cambios en la política social y económica del Gobierno lo que despertó la chispa que se ha convertido en apenas unos días en un movimiento popular que se multiplica cada día en calles y plazas de todo el país.

Las manifestaciones del martes, sexto día de protestas, han tenido como desgraciado protagonista al joven estudiante Dilan Cruz, primera víctima mortal de la violencia policial en estas movilizaciones, cuya imagen ha estado presente en todas calles y plazas.

La muerte del joven de 18 años ha conmocionado al país y lo ha convertido en símbolo de la resistencia que pregonan los jóvenes. Cruz ha fallecido después de permanecer tres días ingresado en el Hospital San Ignacio de Bogotá tras ser herido en la cabeza por el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía cuando participaba en una marcha pacífica.

Abiertos al diálogo
Tras la fallida reunión entre Gobierno y sindicatos, las centrales han asegurado que no se han levantado de la mesa de negociaciones y que están abiertos a seguir dialogando con Duque siempre sobre la base de sus peticiones. Los sindicatos rechazan enfáticamente las reformas laboral, tributaria y del régimen de pensiones que aseguran prepara el Gobierno y que este niega, así como un plan de privatizaciones, la falta de compromiso con el acuerdo de paz con las FARC y de medidas contra el asesinato de líderes sociales, entre otras causas.

Políticos de distinto signo han manifestado su apoyo a la Administración colombiana pero al mismo tiempo han  recomendado a Duque que no haga oídos sordos al clamor de las calles.

El excandidato independiente a la alcaldía de Bogotá, Carlos Fernando Galán, ha propuesto a Duque tres ideas para "apaciguar los ánimos y mejorar el ambiente para el diálogo que nos permitan buscar soluciones de fondo a lo que está viviendo Colombia". Lo primero que se debe hacer, según Galán, es sancionar a los miembros del Esmad que hayan cometido excesos y someter ese cuerpo a una profunda reforma. También planteó la habilitación de zonas para que la gente se siga manifestando y que "desburocratice los diálogos" para poder avanzar.