Instagram Twitter Facebook
Locales
14-10-2021 11:19

Sedes de la UNLaR tuvieron su colación presencial

Los y las flamantes graduados y graduadas de las sedes regionales de Chamical, Catuna y Chepes vivieron su primera colación presencial en contexto de pandemia por Covid 19. 


40 nuevos y nuevas profesionales de la universidad pública recibieron sus respectivos títulos de grado, con el aditamento de que se trató sendas colaciones de grado con vuelta a la presencialidad, lo que implicó una fiesta junto a familiares y todos los afectos.

El acto lo presidió el rector, Fabián Calderón, acompañado por el decano anfitrión, José Vera Díaz, el secretario General, Nicolás Yáñez, el subsecretario de Graduados, Alejandro Silva, y demás autoridades universitarias.

En esta oportunidad, recibieron sus títulos 13 graduados y graduadas de las distintas carreras que se dictan en la unidad académica llanista.

“Es emocionante y gratificante poder venir a las sedes para hacer estas colaciones. Agradecemos todo lo que se ha hecho estos años para poder entregar estos títulos. Hemos tenido una política federal de las colaciones desde el comienzo de la gestión, es una alegría y satisfacción compartir con ellos de manera presencial”, destacó el Rector.

Asimismo, resaltó el acompañamiento de las familias de los graduados y graduadas y valoró el trabajo de la universidad, patrimonio de riojanos y riojanas, para seguir creciendo colectivamente.

Luego, en la tarde de la misma jornada, en la Sede de Catuna, 14 graduados y graduadas recibieron su título de grado en la primera colación de este año, la cual se realizó de manera presencial bajo un estricto protocolo de bioseguridad.

Posteriormente, la Sede Regional de Chepes celebró también su primera colación del año, oportunidad en la que recibieron sus títulos 13 graduados y graduadas.

En la ocasión, el Rector reflexionó acerca de que este será uno de los últimos encuentros que le toque compartir con Marta (Patané, decana de la Sede), a quien calificó como “una gran compañera de gestión, una compañera fiel que entregó todo”. “En el 2013, muchos de nosotros nos movilizamos pretendiendo una universidad nueva, así como hace 50 años había jóvenes que querían una universidad para La Rioja, nosotros en el 2013 también queríamos una universidad que garantice la oportunidad para nuestros jóvenes, derechos para los trabajadores docentes y nodocentes, que respete la diversidad en la comunidad universitaria, que defienda el trabajo de territorio y se involucre, que sea de puertas abiertas, inclusiva y democrática, que defienda el conocimiento”, rememoró Calderón.